Pensar el Siglo XX

John_Maynard_Keynes

John Maynard Keynes

“Pensar el Siglo XX” es la obra póstuma del historiador Tony Judt (1948-2010). Una obra escrita a contrarreloj, luchando contra el avance de la ELA (esclerosis lateral amiotrófica), enfermedad degenerativa neuromuscular, que como Judt afirmaba, no le permitía escribir pero sí tener la mente lúcida para llevar a cabo este ensayo escrito a modo de diálogo entre él y Timothy Snyder, experto en historia social de la Europa del Este. Estas conversaciones, recogidas por Snyder construyen una reflexión sobre los mecanismos del pensamiento moderno en la que, basándose en los autores más influyentes para Judt como Mathew Arnold, Stefan Zweig, su admirado Eric Hobsbawn o John Maynard Keynes, se describen las ideas políticas, filosóficas y económicas que han marcado el siglo XX, entendidas por liberales, socialistas, comunistas, nacionalistas y fascistas convirtiendo el libro, no en una sucesión de sucesos como secuencia histórica, sino en un manual de ética, como dice el propio Snyder, al diferenciar al buen historiador del malo, al mostrarnos cómo diferenciar en política la izquierda de la derecha contemplándolas desde un término medio. Utiliza los términos insider outsider para describir la situación que ha atravesado Europa este siglo XX vista como una persona que forma parte de la situación, que se involucra en ella, o como una persona que la vive desde fuera aunque esté dentro de ella.

800px-Auschwitz_concentration_camp_in_poland

Auschwitz

Así, cada capítulo arranca con el recuerdo de su experiencia personal y la de su familia. Sus abuelos y sus andanzas por Rusia, Lituania, Rumanía y Polonia, cómo vivieron el período de entreguerras y cómo llegaron a la Segunda Guerra Mundial, cómo viven el Holocausto. Sus padres, su experiencia en el Londres de la guerra y de la posguerra. Él mismo, como testigo del auge y caída de la Europa del estado de bienestar, como colaborador en un kibutz en el estado de Israel. El debate sobre el Holocausto aparece como la base para cuestionar lo que ha ocurrido durnate el último siglo, cómo la Europa occidental ha intentado asentar sus valores democráticos en otros lugares del planeta, como Irak, saltándose sus mismos valores democráticos, convirtiendo en gloriosos aquellos bombardeos para evitar la tiranía en otros lugares. Y es que, como afirma el propio autor: ” ser auténtico es vivir como uno desea que vivan los demás; ser honesto es admitir que esto es imposible“.

El debate se sirve también a la hora de hablar del capitalismo y de las teorías económicas keynesianas: por un lado los economistas clásicos, partidarios de un capitalismo que, al poseer sus propias fuentes, se iría renovando por sí sólo, por otro aquellos que lo ven como un sistema condenado a morir de éxito y contradicción, poniendo como ejemplo la economía de la Europa occidental anterior a la Primera Guerra Mundial, que no llegaría a repetir sus niveles hasta bien entrada la década de los 70, con otra guerra, otra posguerra y otra crisis económica por medio. Así justifica la intervención económica por parte de los gobiernos para garantizar un bienestar económico y social y la supervivencia de los mercados. Precisamente por ello indaga en la posibilidad de mantener un capitalismo estable en el que se limiten las consecuencias de su propio éxito, para que la pérdida de derechos políticos no se defina como la consecuencia de transigir con la libertad económica tomando como modelo la era Thatcher: un mundo post-político, sin ética, en el que ya no hay una sociedad, lo que nos queda es un conjunto de familias e individuos con unos intereses personales convertidos en términos económicos, un conjunto al que se oculta información para engañarlo con el uso del pasado que justifica los errores del presente, desvirtuando ese pasado en el camino de hacer una sociedad cerrada, amañándolo, mintiendo acerca de ello haciendo que la sociedad esté desinformada históricamente.

Judt señala como uno de los males inherentes al capitalismo el índice de paro, y se plantea la pregunta: ¿por qué aceptarlo entonces? De este modo retoma los planteamientos económicos de Keynes anteriores a 1929 y señala la debilidad de la sociedad al no estar protegida contra una política económica abusiva, de manera que se establecen tres actores: la ciudadanía, la economía y el gobierno, un gobierno que debe estar legitimado tanto por sus acciones como por las palabras que se corresponden con sus acciones: lo que le coloca como principal responsable de los mecanismos de protección de la masa social en un Estado de Derecho, garante de la reparación de las “deficiencias de la vida de la gente“, generador de conciencias de ciudadadanos con dilemas comunes, ciudadanos conscientes de lo que une a las sociedad, las marcas comunes de educación, solidaridad que hacen que la sociedad que conforma un Estado se sienta orgullosa de lo suyo: su transporte público, su sanidad, etc.

Benito_Mussolini_in_1937

Benito Mussolini (1937)

El marco de las dos Guerras Mundiales le sirve de referencia para diferenciar los tipos de totalitarismos que aparecen en las décadas de 1920 y 1930: no es lo mismo hablar del fascismo de Mussolini o la dictadura de Primo de Rivera que del nacionalsindicalismo, un fenómeno que se enmarca en territorio alemán, con formas y contenidos alemanes, mientras que los dos primeros, en Italia y España tienen referencias comunes, cuando son metidos todos en el mismo saco.

En definitiva, un manual para comprender de primera mano lo ocurrido, lo que está ocurriendo y lo que está por ocurrir en nuestra historia más reciente, atendiendo a causas ideológicas, políticas, económicas…y sobre todo éticas que son motivo de reflexión para exigir futuras responsabilidades.

Fuentes:
  • Judt, Tony; Snyder, Timothy. Pensar el siglo XX. Gordo del Rey, Victoria (trad.); 2012 Santillana Ediciones Generales, S.L.
    ISBN 978-84-306-0121-9
  • Fotografías:
    • Tony Judt (Luis Magán).
    • John Maynard Keynes (Wikimedia Commons).
    • Auschwitz concentration camp in polland (Wikimedia Commons, autor: PerSona77).
    • Benito Mussolini (Wikimedia Commons, autor: Muzej Revolucije Narodnosti Jugoslavije).
Agradecimientos a José Andrés Rojo del diario El País por facilitar la imagen de Tony Judt tomada por Luis Magán.

3 pensamientos en “Pensar el Siglo XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s